Archivo de etiquetas| innovación

¿ERES DOCENTE Y DECENTE?

Llevo muchos años dedicándome a la docencia de una u otra manera… prácticamente toda mi vida como adulta. Comencé estudiando mi carrera de filología impartiendo clases particulares de latín y durante esta etapa recibí uno de mis regalos más valiosos, conseguir que una chica de ciencias que odiaba el latín aprobara y pasara del odio al amor, aunque solo fuera un amor platónico (smile).

Disfruto dando clases, me las preparo con todo el amor que soy capaz y procuro que sean lo más didácticas, amenas y participativas posibles. A veces es complicado cuando el temario es denso y con pocas alternativas… por ejemplo el Manipulador de Alimentos. Bueno a pesar de su densidad he conseguido a través de imágenes, videos, etc hacerlo de una manera simpática que incluso personas con problemas de idioma puedan asimilarlo y aprobar el examen con buenos resultados.

Estoy convencida que uno de los compromisos más importante es procurar cada día mejorar el mundo, hacerlo más humano y habitable. Es importante transmitir ese mensaje a nuestros alumnos y por supuesto practicar cada día con el ejemplo, en una palabra, ser coherentes. Invitarles a conocer ese potencial que tienen dentro y que tienen que despertar si aún no lo han hecho.

Sócrates: “Yo no puedo enseñaros nada, sólo puedo ayudaros a buscar el conocimiento dentro de vosotros mismos, lo cual es mucho mejor que traspasaros mi poca sabiduría”

En todos mis cursos, sean largos o cortos e independientemente del temario siempre comienzo hablando de actitud. Esa predisposición positiva que tenemos que tener en la vida para cualquier acto o emprendimiento que comencemos.

La actitud es una de las herramientas más poderosas que tenemos y que puede ser una mejora importante en nuestra vida. De ella depende una buena parte de lo que conseguimos y con ella disfrutaremos de todo lo bueno que la vida nos ofrece y sabremos asumir lo menos bueno. Cambiar todo aquello que no nos gusta, si podemos, o incorporarlo a nuestra vida si no hay más remedio.

Se consigue más con una buena actitud que con un gran conocimiento. Lo que no sabemos lo podemos aprender o buscar en los libros o en Internet. Pero la actitud no la podemos encontrar fuera, es algo de dentro, algo que tú decides. Algo que llevas puesto… o no.

Para finalizar os aporto unos apuntes por si os sirven de ayuda a aquellos que os dedicáis a esta hermosa y gratificante profesión:

  1. Vivir con pasión lo que hacemos.
  2. Defender el esfuerzo, la colaboración y participación.
  3. Emplear la disciplina responsable ya que ésta es el puente entre las metas y los logros.
  4. Respetar y hacernos respetar.
  5. Poseer los conocimientos y las competencias de las áreas y materias que enseñamos, reflexionando continuamente sobre nuestra práctica docente.
  6. Enseñar a pensar y potenciar el autoconocimiento.
  7. Creer y amar lo que hacemos.
  8. Enseñar en la tolerancia y defender la diversidad.
  9. Practicar cada día la empatía.

 

“La enseñanza que deja huella no es la que se hace de cabeza a cabeza, sino de corazón a corazón”. Howard G. Hendricks

Anuncios

El Humor es una pieza fundamental

portada Tengo que confesar que en los negocios, lo que se lleva es la seriedad. Queremos que nuestras empresas sean serias. Queremos que los clientes, los empleados y la competencia nos tomen en serio. Pero la profesionalidad no requiere una expresión solemne e impasible, que limite la libertad de sonreír y más aún de reír abiertamente. Mi opinión es que se puede ser respetuoso, competente, honrado, etc., sin que por eso se tenga que tener cara de pocos amigos y siempre tengas el ceño fruncido. En mis casi 26 años como empresaria mi filosofía ha sido crear un buen ambiente de trabajo, lo que hoy se dice buen royo. Cada día cuando entro por la puerta me gusta transmitir mi energía, mis ganas porque el día, a pesar de los pesares, sea lo mas llevadero posible. Que mejor que tener un buen semblante para afrontar el estrés y todos los problemas que van surgiendo durante el día.   Somos unaVARIOS_038 platilla de más de 400 personas y cada uno os podéis imaginar que tiene su historia personal y su carácter, pero la puerta de mi despacho, mi correo, siempre están abiertos para escuchar o compartir un guiño simpático, una sonrisa con el que quiera y lo necesite.   En las oficinas somos 5 mujeres y dos hombres y el sentido del humor aunque diferente en cada uno, nos hace pasar momentos muy agradables y yo con mi carcajada sonora contagio desde mi despacho a todos los demás. He de resaltar el humor de los chicos, humor fino, que dicen ellos, y cierto es que podrían dedicarse a hacer monólogos ya que se compenetran muy bien. Las chicas también somos cómplices entre nosotras y aunque ellos dicen que somos muy malas, no es así somos más sagaces y con solo mirarnos ya nos entendemos.   Es muy importante sentirte a gusto en tu puesto de trabajo donde pasas muchas horas al día y donde desarrollas más tu creatividad y profesionalidad si te sientes equipo con tus compañeros.

Los beneficios del humor positivo en el trabajo son innumerables.

1: El humor reduce el estrés y potencia la salud Numerosos estudios han demostrado que disfrutar de un vídeo cómico o un juego divertido inhibe el estrés. Este beneficio tiene una evidente aplicación al mundo laboral. El estrés influye sobre la salud física y mental de los empleados, y se asocia con un sinfín de enfermedades y condiciones. Un clima de estrés laboral influye decisivamente en el número de bajas por enfermedad.  

2: El humor fortalece la motivación individual y colectiva La motivación es una de las principales claves del éxito. Queremos que nuestros equipos no solo estén en su puesto de trabajo, sino que además se vuelque en su actividad con ganas, ilusión y entusiasmo. La nómina, la formación, la transparencia e implicación que la empresa proporciona a los trabajadores son elementos básicos. Pero también el humor desempeña un papel importante, porque es un motivador natural.  

3: El humor atrae y retiene a los recursos humanos más valiosos Una empresa con sentido del humor obtiene una imagen interna más favorable, un buen clima laboral y una mejorada satisfacción del personal, contribuyendo a facilitar la contratación y retención del mejor talento.

4: El humor estimula la innovación Una de las claves de la innovación, curiosamente, es laRisas risa. Numerosos estudios psicológicos demuestran que el humor facilita la flexibilidad mental y la capacidad para innovar.

5: El humor optimiza la comunicación interna Una sonrisa puede endulzar la amargura de las comunicaciones problemáticas: malas noticias, órdenes, negociaciones, quejas, críticas o confesiones embarazosas.

6: El humor favorece el aprendizaje Un curso de formación que incluye elementos divertidos en los puntos claves aumenta la probabilidad de que sus asistentes recuerden la información en el futuro.

7: El humor une los equipos humanos El humor positivo tiene un gran poder cohesivo y es un remedio ideal para eliminar las barreras, diferencias y focos de tensión que puedan surgir en el seno de una empresa o de un equipo de trabajo. alicante

 

 

 

 

 

 

 

8: El humor fortalece las relaciones con los clientes El humor también permite crear lazos duraderos entre la empresa y el cliente ya que  la compra-venta sigue siendo un acto y un rito social que forja una relación entre personas que va más allá del mero intercambio de dinero y mercancías.

9: El humor crea un entorno más agradable y humano para trabajar Potenciar el sentido del humor de una organización es una manera muy económica de obtener beneficios que aumentan la productividad y las ventas.

Si conseguimos convertir la oficina en un lugar alegre, el trabajo en una actividad divertida, y el lunes que no sea tan maldito, habremos mejorado una gran parte de nuestras vidas, y también de las vidas de todas las personas con las que trabajamos. En definitiva, estamos hablando de  un asunto bien serio.