Archivo de etiquetas| generosidad

¿CUESTA TANTO SER AMABLE?

amable

Quiero empezar dando las gracias a mi buen amigo Manuel Pino por animarme a escribir este post, después de mi experiencia el otro día en un hospital.

Realmente ¿Es tan difícil ser amable, escuchar a las personas y en la medida que podamos ayudarlas? Pues yo sinceramente opino que no es difícil. Estoy convencida que si todos practicáramos la amabilidad, las cosas nos irían bien y todos seriamos más felices.

Estoy un poco cansada de aquellas personas rancias y bordes que andan por la vida con apariencia de querer estropear el día a los demás con su desagradable gesto agrio y marchito. Que te miran con desprecio sintiéndose, pobres, superiores al resto de seres humanos.

Yo pondría una asignatura desde pequeños que nos enseñaran a ser amables, a sonreír y a tener la capacidad de respetar y comprender un poco mas al que tienes enfrente, porque la amabilidad es el lubricante de las relaciones humanas. Porque igual que se ha descubierto que sonreír hace pensar a tu cerebro que estás contento y segrega neurotransmisores felices, comportarte de forma amable hace que poco a poco tu cabeza vaya entendiendo que los demás no están ahí para amargarte la vida.

Yo te invito que si tienes un mal día y a pesar de eso, haces un esfuerzo en ser amable y regalas tu mejor sonrisa a la primera persona que te encuentres, seguro que te devolverá la sonrisa y tu día empezara a enderezarse. Si lo practicas cada día, notaras como tu actitud hacia la vida cambia y veras todo de una manera más amable.

Cuando empieces a practicar la amabilidad, tendrás que prepararte para que te miren raro. Mucha gente no tolera bien la amabilidad. Desconfiarán de ti. Pensarán: algo querrá este para ser tan majo. Pensarán que les estás haciendo la pelota. No obstante, no te dejes desanimar: persiste en tu amabilidad ridícula, que tarde o temprano los otros se darán cuenta de que eres así. Y se abrirán a ti. Se relajarán en tu presencia y empezarán a ser amables contigo.

No eres amable por los demás. Eres amable por ti mismo. Ser amable te hará feliz a ti más que a ninguna otra persona. Porque ellos se encontrarán con una persona amable durante un ratito de su vida; tú convivirás con una todo el tiempo. Tenemos tendencia a pensar que ser bueno equivale a ser tonto, o que ser amable hará que los demás se aprovechen de mí. Pero se puede ser encantador y, al mismo tiempo, conservar la firmeza. Estar enfadado todo el rato no hará que la gente te respete: hará que te teman y/o te odien, y eso es un verdadero asco.

Para terminar quiero dar las gracias a:

Aquellas personas que me dan los buenos días cuando en algún lugar me cruzo con  ellas.

Aquellas personas que me resuelven las dudas y me explican con agrado y buen humor.

Aquellas personas que me sujetan la puerta o esperan hasta que llego al ascensor.

Aquellas personas que me hacen reír con una mirada.

Aquellas que me alegran el día con un mensaje

Gracias a todos aquellos que permiten que la mayor parte del tiempo la sonrisa no se borre de mi cara.

 

“Se más amable de lo necesario, porque todo al que conoces está luchando algún tipo de batalla” J. M. Barrie

 

Anuncios

Receta para una vida en común

Aprovechando que el viernes fue San Valentín, mi post versara sobre el amor.

Me case en 1987 por lo que mi marido y yo llevamos juntos casi 27 años, madre mía y ¡parece que fue ayer!. Nuestro noviazgo fue corto,  apenas dos años pero los dos teníamos muy claro lo que queríamos, estar juntos y formar una familia y así empezamos nuestra andadura con poco dinero pero con mucha ilusión y ganas de que nuestro proyecto fuera largo y solido.

La convivencia no es fácil ya lo sabéis y sobre todo nosotros que trabajamos juntos y por lo tanto compartimos prácticamente todas las horas del día. ¡Ufff! ¿qué complicado verdad? Mucha gente que nos conoce dice, “yo no sería capaz de trabajar con mi pareja”. Y ¿por que no?

Si me lo permitís voy a daros algunos consejillos o simplemente decíos que hemos hecho para a pesar de los años seguir amándonos, no como el primer día, en mi caso por lo menos, os puedo decir que mas. Cuando eres joven no valoras lo que realmente es importante, te crees que la pasión, el deseo, ocupa el 90 por cien del amor, pero hay otras cosas también muy primordiales como la comprensión, los detalles, la libertad… en fin es la suma de muchos valores lo que permite perdurar en el tiempo.

Voy a ir anotando las cosas que me parecen básicas y han sido el puntal de nuestra vida:

  • Respeto, jamás en 26 años nos hemos insultado, chillado, etc. Claro que ha habido desavenencias, enfados, dolor, lágrimas, discusiones  pero pérdida de respeto jamás. Yo creo que esto es fundamental. Si te pierdes el respeto una vez, estás perdido.
  • Cuidar con mimo y dedicación cada momento. El amor es una planta que hay que cuidar cada día, porque si no se marchita y se muere. No podemos pretender que la vida funcione sin hacer nada. Primordial que lo primero y lo último que hagas en el día sea besar a tu pareja. ¿Puede haber algo mas hermoso? No, sencillamente no.
  • Yo utilizo mucho las cartas para expresar mis sentimientos tanto los malos como los buenos, es un buen método para comunicar al otro lo que sientes sin interrupciones y sacando todo lo de tu interior, ¡practicalo!, es una magnífica terapia.
  • Aceptar los gustos y compartirlos
  • Querer a su familia como a la tuya propia.

A modo de resumen os diré que el amor es como el fuego tienes que avivarlo a cada momento porque si se apaga cuesta mucho de volver a encender. Hay que echar picardía, complicidad, humor, generosidad, dedicación, etc, etc. Vaya que te lo tienes que currar como todo lo que de verdad importa en la vida.

corazon