COMO RENACER A UNA RUPTURA

Pero desde que te fuiste
Por primera vez puedo respirar
Sigo adelante, sí, sí
Gracias a ti
Ahora logro lo que quiero

Comienzo mi post de hoy con una canción de Kelly Clarkson que habla de cómo se siente una chica tras una ruptura amorosa.

Todos a lo largo de nuestra vida hemos sufrido algún desamor y sabemos que el dolor no es directamente proporcional a los años que hayamos pasado con esa persona, además influyen otros factores como la complicidad, el grado de enamoramiento, pasión, lazos, etc.

Sabemos que la vida sigue aunque al principio parezca que va a ser imposible… todos tenemos recursos, amigos, familia que nos ayudaran a ir superándolo.

Estos versos de Unamuno vienen muy bien a colación con el tema que estamos tratando: “”Besos que vienen riendo, luego llorando se van, y en ellos se va la vida, que nunca más volverá”. No nos pongamos trágicos y pensemos siempre en positivo. Todos, si nos lo proponemos,  somos capaces de salir, aun en las peores condiciones. Solo hay que aceptarlo y decidir empezar de nuevo.

A veces nos aferramos a amores de saldo que nos hacen sentir mediocres, mates, sin brillo y pensamos que es lo que nos merecemos y no luchamos por conseguir algo mejor. Tal vez sea por comodidad, miedo o simplemente porque ni siquiera nos lo hemos planteado, analizado, meditado. Llevamos la inercia que nos imponen y cuando nos damos cuenta, nos miramos al espejo y a penas nos reconocemos.

Si estas en esa fase de ruptura, tanto si la has propiciado tu como si ha sido por la otra parte te propongo que aprendas a saber vivir contigo mismo, a disfrutar con la soledad, a sentirte bien con ella. No te obsesiones con buscar enseguida otra pareja… date un tiempo para asimilar. Si te obsesionas mucho en buscar pareja, utilizas toda tu energía en ello y dejaras escapar cosas que están pasando a tu alrededor y seguramente mendigaras de nuevo amores que no te correspondan.

Atrévete a hacer cosas que antes no hacías, ir al teatro, al cine tu solo y experimenta que puede ser una bonita sensación que no esperabas. Date algún que otro capricho, invierte tiempo en ti y disfruta de ello.

Otra vía de salida es apoyarte en la gente que quieres y te quiere, pero eso si no pongas como monotema tu ruptura porque acabas cansando a la audiencia.

Para terminar y como conclusión te diré que a pesar del sufrimiento sigas en activo, no te quedes en modo off viendo pasar la vida. Pon todo lo que puedas de tu parte para que consigas que tu dolor desaparezca o por lo menos que se suavice cuanto antes.

 

Como dice la canción:

Siempre hay por quien vivir y a quien amar
Siempre hay por que vivir por que luchar
Al final las obras quedan las gentes se van
Otros que vienen las continuaran la vida sigue igual

 

Anuncios

HAZ PLANES PERO SÉ FLEXIBLE

92dd89a608d5f77986453aa36684327b

Es bueno hacer planes, yo no digo que no, pero después de los últimos acontecimientos de nuestras vidas, tengo que deciros que hay que hacerlos pero mantengámonos  flexibles por si las cosas, los acontecimientos no salen como los habías soñado o planeado.

Te imaginas un gran acontecimiento de tu vida de una manera, lo visualizas, lo sueñas y de la noche a la mañana resulta que el acontecimiento se da pero totalmente diferente a como lo habías planeado.

Al principio nos quedamos perplejos, tal vez un poco aturdidos, desencantados, preocupados… pero en seguida debemos reubicarnos, adaptarnos y asumir el nuevo escenario, el nuevo planteamiento. Esa transición nos vendrá muy bien para sentirnos de nuevo como pez en el agua y disfrutar con ese rol actual.

Esas sorpresas agridulces son las que le dan sentido a la vida y cuando las vences sales fortalecido y sintiéndote un poquito más sabio. Si cuando te ocurren cosas inesperadas consigues no perder las riendas de tu vida, todo volverá a su cauce. Por eso deja fluir y no te quedes encerrado en ser una víctima sin más … eso no te llevará a ninguna parte.

Te doy algunos pasos para que te ayuden a salir de ese shock que entras cuando las cosas no te salen como tú las habías soñado o planeado:

  1. Date la licencia de cabrearte, renegar, dar algún que otro puñetazo a la almohada. Eso si por poco tiempo. Suéltalo todo para dejarlo ir y no te recrees en la autocompasión, ya que eso no es nada sano.
  2. Respira profundo y recupérate lo antes posible.
  3. Cuando la tormenta haya pasado analiza, piensa y gestiona nuevos escenarios.
  4. Ármate de persistencia, determinación, constancia y mucha paciencia.
  5. Rodéate de personas positivas y activas para aprender de ellas y sentir sus buenas vibraciones
  6. Ten siempre un plan, B, C… sé una persona de recursos, adaptable y flexible.

No sabemos por qué ocurren las cosas, yo estoy convencida que siempre ocurren por algo, aunque de momento no entendamos, con el tiempo y con perspectiva seguro que si lo entenderemos. Tal vez los días malos están para que los buenos lo sean aún más.

APRENDIENDO DE LOS CAMBIOS DE RUMBO

frases_lindas

Como muchos de vosotros ya sabéis, la semana pasada tuve una caída con la mala pata de fracturarme la base del quinto metatarso. Era la víspera de la última etapa de mis vacaciones y de momento y en un segundo te cambia todo, en un instante todos tus planes, todo lo que habías organizado se derrumba con el añadido de una escayola y todo lo que esto conlleva.

Yo cada mañana valoro y mucho lo que tengo y lo afortunada que soy de tener personas que me quieren, que se preocupan por mí y en estos momentos es cuando ves realmente quien está y quien no está. Seguro que estos parones obligatorios te vienen muy bien para hacer cribas y saber quiénes son tus compañeros de viaje incondicionales. Todo lo material es pasajero y no hace nada más que adormilarme a mi realidad más auténtica, engañándome y acomodándome a ese estado de confort en el que de vez en cuando me hospedo y adormece mis sentidos.

Pasan por tu mente multitud de pensamientos negativos y tienes que utilizar todas las herramientas que conoces para que dichos pensamientos no acampen en tu vida y te hagan sentir mal: triste, melancólica, amargada. No te preocupes si te pasa esto porque es normal, tienes que ir regularizando y asimilando todo lo que te ha ocurrido y adecuarlo a tu nuevo entorno, a tu nueva realidad. No te compares con nadie… interioriza, medita y trátate con cariño. No seas extremadamente exigente contigo y deja fluir tus pensamientos y emociones.

Hoy quiero compartir con vosotros todo esto que me está pasando para que os sirva de ayuda en situaciones parecidas. Los sucesos y acontecimientos, tantos buenos como malos, ocurren para que aprendas y también sirvan de ejemplo a otras personas y no se den por vencidas. Tenemos que aprender del dolor y la frustración… los verdaderos ganadores nunca se dejan caer. Es importante superar el sentirse desilusionado o desairado para poder recobrar la confianza en uno mismo. Lo más importante es estar enfocado en salir adelante, progresar y recordar que el dolor y la frustración son el camino a la grandeza interior.

Ten paciencia y veras como todo mejorará en su tiempo. Lo que vivimos tiene un proceso y consecuencia… no debes darte por vencido. Cada prueba o problema hay que tomarlo como una oportunidad para moldear nuestro carácter y aprender de ello.

Para finalizar te diré que es muy importante conocer las etapas por las que pasamos cuando nos enfrentamos a un contratiempo. En cada etapa hay capacidades o habilidades que nos ayudan a transitar por cada una de ellas y, si las utilizamos adecuadamente, nos resultará más sencillo superar cualquier cambio de rumbo.

“Ten paciencia. Espera a que el barro se asiente y el agua se aclare. Permanece quieto hasta que la acción correcta surja por sí sola.” (Lao Tse)

CÓMO CREAR BUEN AMBIENTE EN NUESTRO ENTORNO

 

1cambiaUna de las sensaciones más gratificantes de la vida es hacer feliz a los demás. Si le alegras el día a una persona, puede ser tu mejor amigo, tu vecino del cuarto, la camarera del bar de la esquina, sentirás dentro de ti como un cosquilleo, un bienestar que te hará vibrar de emoción. Para ello tienes que ser genuino, abierto y estar dispuesto a esforzarte para marcar una diferencia.

Desde luego que hay muchas formas de alegrarle la vida a alguien, pero yo me voy a centrar en cuatro:

  • Hacer halagos verdaderos, sin exageraciones… vamos, en su justa medida.
  • Mantén lejos de ti el egoísmo y la ambición.
  • Olvida el pasado.
  • Sonríe

Estoy segura que si incorporamos en nuestros hábitos reconocer los méritos de la gente que nos rodea seremos y los haremos más felices. A nadie por muy duro que sea le amarga un dulce. Normalmente damos las cosas por sabidas y no les damos evidencia, por ejemplo discutir con nuestros padres y sin embargo pocas veces agradecerles su amor y esfuerzo para educarnos y sacarnos adelante.

Te recomiendo que no solo apliques los halagos para conseguir algo a cambio, que es lo que hace la mayoría de la gente, hazlo de una forma altruista y sincera y veras como los resultados son altamente positivos.

Otra propuesta es mantener fuera de ti el egoísmo y la ambición desmedida, porque donde acaban las ambiciones sin control empieza la felicidad.

Vamos a por nuestra tercera propuesta, olvida el pasado. Ya sé que muchos diréis que eso es imposible, pero te puedo asegurar que no lo es. No serás feliz si te empeñas en llevar la carga del rencor. Así que olvida y perdona, seguro que sentirás un gran alivio

Y nuestra última propuesta sonreír… es lo más importante para ser y hacer feliz. Sonríe siempre que puedas, la gente te lo agradecerá ya verás cómo te responden con una bonita sonrisa.

Como veis son sencillas cosas, fáciles de aplicar, baratas, pero con unos resultados que estoy segura os van a encantar y hacer el camino de la vida mucho más llevadero.

Ya está bien de mezquindades, sonrisas hipócritas y malos gestos que enturbian el día a día y nos producen todo tipo de enfermedades: gastritis, dolores de cabeza, contracturas, etc. Animo y empieza hoy mismo a cambiar pequeñas cosas de tu entorno, no lo dejes para mañana, porque ese mañana nunca llega.

Como decía Mahatma Gandhi “Sé tú el cambio que quieres ver en el mundo”

LO QUE NOS GUSTA CRITICAR

proyeccic3b3n

¡Cuánto nos gusta criticar a los demás!, por su forma de ser, por su forma de vestir…. Que costumbre más fea ¿verdad? Debemos tener en cuenta que ese mal hábito lo tomamos en nuestras propias casas y nuestros hijos absorben e imitan lo que hacemos y decimos. Evitemos caer constantemente en la crítica, cuando sea posible ignoremos lo negativo, no hagamos crítica destructiva y cuando critiquemos   hagámoslo de forma positiva haciendo el bien. En definitiva,  hay que ayudar a una persona a que cambie su conducta, no hay que machacarles por su error.

Tenemos que comprender que todo lo que vemos o miramos es una proyección de nuestra mente, es nuestra realidad. Lo que observamos tiene que ver con nuestro cerebro, por lo tanto cuando criticamos, ponemos una etiqueta que ha dictado este. Cada etiqueta habla de tu mente, todo lo que piensas del mundo es una creación tuya, no el mundo real en sí. Es muy difícil aplicar absoluta objetividad, tú eres tú y tus circunstancias y siempre que emitas un juicio estará basado en tu cerebro, en tu pensamiento.

La Universidad Wake Forest, en Estados Unidos, ha realizado un estudio que determina que las personas que ven con buenos ojos a las demás son más felices y entusiastas, mientras que aquellos que se resguardan en las críticas, en realidad esconden una infelicidad y una tendencia a la depresión.

Quien domina la técnica de realizar críticas tiene a su alcance la posibilidad de conseguir sus propios objetivos, mejorando la relación personal con los demás y disminuyendo la posibilidad de conflictos. Te anoto seis ideas que puedes aplicar desde hoy mismo:

  1. Elegir el momento adecuado: es imposible hacer una buena crítica si estamos alterados. Tendremos que calmarnos y así poder seguir mejor todos los pasos.

 

  1. Realizar una crítica cada vez: si lanzamos un montón de críticas, la otra persona no verá una petición de cambio sino un ataque generalizado a todo lo que hace, y por lo tanto se pondrá a la defensiva.

 

  1. Controlar el lenguaje no verbal: controlar el tono de voz, la distancia con la otra persona o la expresión facial. Debemos transmitir firmeza y calma a la vez.

 

  1. Definir con exactitud aquello que queremos cambiar: si globalizamos se pierde intensidad e interés.

 

  1. Introducir elementos positivos: el introducir elementos positivos de la conducta del otro, le hará ser mucho más receptivo y puede que acabe mejorando nuestra relación tras la crítica

 

  1. Tras la crítica siempre reforzar en positivo: hay que valorar la implicación de nuestro oyente y aceptar sus sugerencias o resolver las dudas.

Si no intentamos poner fin a nuestra costumbre de criticar, puede que  toda nuestra comunicación con los demás sea la de hablar criticando. El problema es que muchas veces la crítica es algo que nos resulta interesante, y una buena forma de llamar y acaparar la atención de los demás. Y es que parece ser, que hay algo en la mayor parte de las personas y círculos sociales que provoca que nos llame mucho la atención el saber los aspectos negativos de los demás. Huyamos de esto y basemos nuestra convivencia en la empatía y compresión hacia los que conviven con nosotros.

 

PERSONAS MARAVILLOSAS

disciplina

El esfuerzo es un motor: lo que nos ayuda a conseguir las metas que nos proponemos y a superar los obstáculos de la vida diaria. Si un niño se deja llevar por lo que le apetece en cada momento, posiblemente no estudiará, no ayudará en casa,… y cuando sea un adulto no sabrá enfrentarse a las dificultades y contratiempos.

El esfuerzo es un valor que no viene de fábrica, sino que los padres tenemos que enseñar a nuestros hijos, necesitan de un buen entrenamiento que consiste en la creación de buenos hábitos y responsabilidades a través de la constancia.

Los padres tenemos que ir siempre por delante: nuestro ejemplo es esencial. A los hijos les ayuda ver que sus padres también se esfuerzan, trabajan, no se quejan, asumen sus errores y también los imprevistos sin perder la calma.

Demasiadas personas están equivocadas al pensar que el esfuerzo se aprende sobre todo en el colegio. Sin embargo, el principal lugar para este importante aprendizaje es la familia. Todas las virtudes necesarias para tener éxito en la vida  se adquieren en un ambiente de cariño y exigencia proporcionados por la vida familiar de cada niño.

En casa, el niño aprende qué es el esfuerzo, qué sentido tiene. Si le enseñamos a esforzarse en cosas pequeñas, será capaz de afrontar cada vez mayores retos. Lo importante es hacer lo que debo, no lo que me apetece. Así, irá controlando su impulsividad, su impaciencia, etc.,…

Desde pequeños debemos marcarles metas realistas, adecuadas a su edad y a su carácter, sin infravalorarles y a la vez sin pedirles imposibles. Debemos ser sus compañeros de viaje pero sin caer en el sobre-proteccionismo. Tienen que aprender a volar poco a poco, si tratamos de solucionar siempre sus problemas eso hará que en el futuro no sean resolutivos y nunca terminen de despegar de una manera correcta que les haga madurar.
Conviene insistir en la cara positiva del esfuerzo: cuesta, claro que cuesta, pero después uno está más contento y además la vida le va mejor.

El post de hoy me lo ha inspirado una mujer luchadora y digna de admiración para mí. En nuestro momento playero esta mañana me contaba que su hija la han contratado en un colegio de maestra de educación infantil, esto que a lo mejor no os parece muy relevante, si que lo es…

Carla era una niña con problemas de atención y dislexia y eso le impedía avanzar a la misma velocidad que el resto de sus compañeros, pero con una madre coraje como la suya eso no iba a ser un impedimento… ella no lo iba a consentir. La llevo a gabinetes de psicología, a los mejores sitios aun a costa de no poder ir de vacaciones o permitirse algún capricho. También horas de esfuerzo a su lado, luchando codo con codo cada noche y tras un duro día de trabajo… no importaba el cansancio, el agotamiento. Ella sabia y desde siempre le ha inculcado que puede conseguir lo que se proponga aunque le cueste tal vez más trabajo que a los demás.

Bueno su trabajo en equipo ha sido fabuloso, el tándem ha sido perfecto y ahora después de sembrar, de trabajar y más trabajar la recompensa ha llegado en forma de contrato laboral para dos años y con muchas posibilidades de continuar. No me cabe la menor duda que conociendo a Carla y sabiendo cómo trabaja sus éxitos no han hecho nada más que comenzar.

¡Enhorabuena chicas!

NO QUIERO SER PERFECTA

tumblr_n6wzjfRiZJ1td66vao1_1280

En psicología, el perfeccionismo consiste en la creencia de que se puede y se debe alcanzar la perfección. En su modalidad patológica es convicción de que cualquier cosa por debajo de un ideal de perfección es inaceptable.

Ser perfeccionista podría parecer que nos va a ayudar a conseguir más cosas y a ser más exitosos, pero el exceso de perfeccionismo puede provocar consecuencias negativas, por ejemplo: vivir más tensos, estar más angustiados, no disfrutar de los logros e, incluso, un sentimiento de fracaso pese a hacer bien las cosas.

Por lo general, los perfeccionistas han aprendido desde su infancia que los demás los valoran por sus logros, y no por sus cualidades personales. Pueden haber vivido en un ambiente en el que los fallos no son aceptados o tolerados, o en el que el fracaso es considerado como algo terrible, que traerá consecuencias muy negativas (castigo, rechazo, humillación, etc.).

Como consecuencia, puedes haber aprendido a valorarte a ti mismo en función de la aprobación de los demás. De este modo, tu autoestima estará basada en hechos externos. Esto puede hacer que seas demasiado sensible a las críticas y opiniones de los demás, pues tu autoestima depende de ellas. Para protegerte de dichas críticas y mantener tu autoestima alta, intentarás hacer perfecto todo aquello que pueda ser objeto de crítica por parte de los demás, todo aquello en lo que los otros puedan observarte y juzgarte.

Yo hace unos años era una persona perfeccionista para mí sobre todo y para los que me rodeaban, los más cercanos. Todo tenía que estar en orden y bajo control, en su sitio… ¡Que equivocada estaba!

Mi hija Marta ha sido desde pequeña una alumna brillante, responsable, estudiosa y con unos resultados académicos muy buenos. Pues resulta que yo, en vez de disfrutar plenamente de esos éxitos y saborearlos… exigía mas y mas. ¡Qué absurdo!

Lo importante es enseñar a amar aprender de todo y de todos. Descubrir que cuanto más sabes, mas pleno te sientes y no lo haces porque te obliguen sino porque estas convencido de ello.

¿Cuándo descubrí esto? Pues cuando hace siete años le diagnosticaron Alzheimer a mi madre y coincidió que estábamos de reforma integral en el despacho y también en mi casa. De momento todo era caos a mí alrededor y yo intentaba sobrevivir y no morir en el intento.

Indudablemente lo pase fatal, pero una vez superado me sentí fuerte, reconfortada y con las ideas mucho más claras de lo que a partir de ese momento sería para mí la vida y el concepto de felicidad… bueno, mejor dicho mi nueva actitud: tienes que convivir con el orden y con el caos y buscar tu equilibrio entre los dos.

Usa cualquier talento que poseas: los bosques serían muy silenciosos si no cantaran más pájaros que aquellos que cantan mejor” (Henry Van Dyke)