TOLERANCIA Y RESPETO

Tolerancia: “se refiere al acto de soportar algo a alguien. Las tolerancias sociales en las sociedades modernas se defienden penalmente y busca el respeto de los derechos y los intereses de todas las personas con independencia de sus circunstancias individuales, para la coexistencia pacífica.”

Ante tanta intransigencia e intolerancia me resquebrajo, me desmorono. En este mundo donde necesitamos remar a la vez, luchar por la pobreza, la injusticia, la desigualdad… resulta que estamos en un sin sentido de pensar quien la tiene más larga y quién puede más.

Desgraciadamente, la mejor arma que da la ignorancia es sin duda, atacar, burlarse, causar daño a quienes creen erróneamente que están en nuestra contra por el simple hecho de no ser igual a ellos o ellas. A veces, esa intolerancia, deriva en violencia y la violencia suele terminar en tragedia y en mayores odios generando más violencia…

Parece que no nos damos cuenta que nosotros mismos somos diferentes ante los demás que, si algo nos molesta de ellos, es muy probable que algo de nosotros les molesta a los demás… Que, si nosotros nos creemos “normales” y vemos distintos o raros a los demás, ellos nos ven igual de raros para lo que ellos consideran normal o correcto…

Querámoslo o no entender ESTAMOS TODOS EN LA MISMA POSICIÓN… entonces… ¿Por qué peleamos?… Es tan sencillo y cuánto nos empeñamos en complicarlo.

El mundo no será mejor porque lo gobiernen políticos insignes o profesionales relevantes ya sean de un signo u otro, sino porque esté regido por hombres y mujeres capaces de creer en el ser humano, que sepan discernir y valorar lo bueno, lo bello y lo justo.

Tengamos fe y demostremos con nuestros actos que la buena voluntad puede primar por encima de las diferencias, que podemos hacer historia como Ghandi, Madre Teresa, Luther King o el Dalai Lama… podemos ser mejores, podemos actuar mejor, podemos construir la tolerancia.

Estoy plenamente convencida que para conseguir estos propósitos tenemos que comenzar por educar a nuestros hijos desde que son bebes para que vayan creciendo y convirtiéndose en personas pacíficas y tolerantes, capaces de convivir en armonía y de respetar a los demás.

Os dejo algunas ideas para educar al niño en la paz y el respeto:

  1. CREAR UN ENTORNO TRANQUILO

Está demostrado que, en los primeros años, lo que el niño ve y aprende en casa influye en él más que el colegio o la tele. Por eso desde bebé necesita un entorno sin tensiones en el que pueda recibir nuestras señales e interactuar con nosotros. Es importante que crezca “sabiendo” que en casa se habla, no se grita ni se insulta, que se presta atención a lo que dice el otro, y que respetamos a las personas que nos rodean, aunque no estemos de acuerdo con ellas.

  1. MANTENER LA COHERENCIA

Debemos ser coherentes con los valores que queremos trasmitirle. Si intentamos educarle en la tolerancia y no respetamos las diferencias de opinión, si le damos un azote para que deje de pegar a su hermano o si vociferamos para que no grite, él hará lo mismo cuando se relacione con otras personas.

Para lograrlo debemos unificar criterios en la pareja y ser firmes y constantes con los límites, al margen de la situación o el estado de ánimo.

  1. DARLE EJEMPLO EN CADA OCASIÓN

En los primeros años la imitación es su aprendizaje más directo y sus padres son sus mejores modelos. Por eso, una regla de oro es actuar como deseamos que él lo haga. Por ejemplo, ver que mantenemos el control cuando se comporta mal (ante una rabieta, una mala contestación…) es para él una lección magistral.

  1. TRANSMITIRLE VALORES A DIARIO

La transmisión de valores se produce a un nivel inconsciente y día a día, en cada intercambio con el niño. Es importante que nos acostumbremos a darle los buenos días y las buenas noches, a decir por favor y a dar las gracias. Y que nos mostremos receptivos a sus muestras de cariño y atenciones, para que él haga lo mismo.

Si estas actitudes se convierten en una costumbre para él, las aplicará con sus amigos.

  1. ELOGIARLE CUANDO SE PORTE BIEN

El refuerzo positivo hace que se sienta seguro y confiado en el mundo. Hay que elogiarle cada vez que se porte bien (si lo hacemos sin que haya una razón dejará de ser eficaz) y explicarle el porqué del elogio. Así aprenderá qué actitudes suyas nos gustan y se habituará a reconocer lo positivo de otras personas y a decírselo.

  1. ENSEÑARLE A ACEPTAR EL “NO”

Aceptar las frustraciones y entender que no puede salirse siempre con la suya es básico para que se convierta en una persona tolerante y pacífica. Los estudios muestran que los niños sin límites son impulsivos e inseguros (pegan, son muy rebeldes, no pueden contener la ira…).

Apostemos cada día por ver maneras de conseguir un mundo menos beligerante y agresivo y encontrar la manera de vivir y convivir en Paz.

 

Anuncios

TRASLADO A MI WEB

Todos los seres humanos y animales deseamos crecer, está en nuestra naturaleza la evolución. Por tanto si no te planteas seriamente alcanzar tus sueños, estarás yendo en contra de tu naturaleza y cuando vas en contra de tu naturaleza, no te es posible vivir una vida plena…  te consume la frustración.

Soñar es vivir y a lo largo de mis 55 años no he dejado de hacer las dos cosas. Me apasionan los retos, las metas y lucho cada día para poder conseguirlas. Esto me ayuda a crecer, a fortalecer mi estructura interior y a sentirme viva, procurando ir por el camino del bien y la coherencia con mis valores.

Uno de mis últimos retos era hacer coaching on line además de presencial que ya lo llevo haciendo durante más de dos años. Para ello necesitaba una página web chula que reflejara lo que soy. Bueno pues ya la tengo gracias a mi esfuerzo económico,  de trabajo y sobre todo gracias a mi mentora Victoria Martínez Lojendio. Con ella he conseguido mi sueño y es por ello que a partir de ahora escribiré mis post allí:

http://www.eligetuelcamino.com/blog/

Encantada de que sigáis mis escritos allí y que os suscribáis para estar conectados y además obtener un práctico regalo.

“Si has construido castillos en el aire, tu trabajo no se pierde; ahora coloca las bases debajo de ellos”. George Bernard Shaw

 

 

LA RESPONSABILIDAD COMO VIRTUD

Hay varias definiciones de responsabilidad según La RAE yo me quedo con esta que dice que “la responsabilidad es la habilidad del ser humano para medir y reconocer las consecuencias de un episodio que se llevó a cabo con plena conciencia y libertad”.

Por ello toda aquella persona que se caracteriza por su responsabilidad es aquella que tiene la virtud no sólo de tomar una serie de decisiones de manera consciente sino también de asumir las consecuencias que tengan dichas decisiones y de responder de las mismas ante quien corresponda en cada momento.

Sabemos de sobra que hay muchas personas que carecen de esta virtud que, según señalan los expertos, se hace más patente en personas que cuentan con otras dos cualidades muy positivas. Por un lado, estaría la valentía y por otro la humildad. Y es que esta última es vital para que alguien que ha cometido un error con sus actos carezca de orgullo para pedir perdón.

El miedo a la responsabilidad supone una visión desenfocada de la libertad, no apreciar que los compromisos atan pero a la vez protegen. Aprender a ser responsable supone asumir que los compromisos son buenos, nos hacen madurar y nos proporcionan la alegría de ser consecuentes con nuestras decisiones, a pesar del esfuerzo que éstas supongan.

Aceptar la responsabilidad es un gran desafío que debemos experimentar para alcanzar plenitud en cuerpo y alma. Los padres deben inculcarla a los hijos desde pequeños y  para ello te anoto una serie de pautas que te pueden ayudar a conseguirlo:

  1. Es necesario que haya una buena comunicación familiar, creando un clima de confianza donde cada miembro por pequeño que sea tenga su espacio y opinión. Debemos estar dispuestos a escucharles pero eso si con una escucha activa, propiciando que salga de ellos contarnos sus cosas.
  1. Ayudemos a reflexionar y a pensar, que sean conscientes de las consecuencias de sus actos. Debemos educar en las virtudes, integrando la razón, la voluntad y el sentimiento en cada actuación de la persona.
  1. Potenciemos su capacidad de auto-dirigirse, dejándoles autonomía e iniciativa al encomendarles tareas. Tales como:
  • Ordenar su habitación incluyendo hacerse la cama.
  • Ocuparse de sus cosas: preparar la mochila, hacerse su maleta de viaje.
  • Cuidar de un hermano mas pequeño.
  • Tener y cumplir un horario de estudio, en un ambiente silencioso que facilite el trabajo bien hecho.
  • Hacer encargos que faciliten la unidad familiar y un clima positivo, relacionado con la buena marcha de la casa gracias al esfuerzo de cada uno por cumplir bien y a tiempo.
  1. Daremos respuestas con frecuencia para que ellos sepan como lo están haciendo, reconociendo de modo manifiesto lo bien hecho, de tal manera que les genere una satisfacción propia.

No debemos confundir responsabilidad con obediencia, ejecutar órdenes no significa ser responsable. Cuando se obedece puede ser por agradar, evitar un castigo, conseguir algún premio, etc. En este caso la motivación es externa al niño. Por el contrario, la persona actúa responsablemente cuando decide qué hacer y se motiva ella misma para hacerlo, esto implica una aceptación personal y libre, con una motivación interna para llevar a cabo dicha orden.

¡El verdadero buscador crece y aprende, y descubre que siempre es el principal responsable de lo que sucede” J. Bucay

 

¿ERES DOCENTE Y DECENTE?

Llevo muchos años dedicándome a la docencia de una u otra manera… prácticamente toda mi vida como adulta. Comencé estudiando mi carrera de filología impartiendo clases particulares de latín y durante esta etapa recibí uno de mis regalos más valiosos, conseguir que una chica de ciencias que odiaba el latín aprobara y pasara del odio al amor, aunque solo fuera un amor platónico (smile).

Disfruto dando clases, me las preparo con todo el amor que soy capaz y procuro que sean lo más didácticas, amenas y participativas posibles. A veces es complicado cuando el temario es denso y con pocas alternativas… por ejemplo el Manipulador de Alimentos. Bueno a pesar de su densidad he conseguido a través de imágenes, videos, etc hacerlo de una manera simpática que incluso personas con problemas de idioma puedan asimilarlo y aprobar el examen con buenos resultados.

Estoy convencida que uno de los compromisos más importante es procurar cada día mejorar el mundo, hacerlo más humano y habitable. Es importante transmitir ese mensaje a nuestros alumnos y por supuesto practicar cada día con el ejemplo, en una palabra, ser coherentes. Invitarles a conocer ese potencial que tienen dentro y que tienen que despertar si aún no lo han hecho.

Sócrates: “Yo no puedo enseñaros nada, sólo puedo ayudaros a buscar el conocimiento dentro de vosotros mismos, lo cual es mucho mejor que traspasaros mi poca sabiduría”

En todos mis cursos, sean largos o cortos e independientemente del temario siempre comienzo hablando de actitud. Esa predisposición positiva que tenemos que tener en la vida para cualquier acto o emprendimiento que comencemos.

La actitud es una de las herramientas más poderosas que tenemos y que puede ser una mejora importante en nuestra vida. De ella depende una buena parte de lo que conseguimos y con ella disfrutaremos de todo lo bueno que la vida nos ofrece y sabremos asumir lo menos bueno. Cambiar todo aquello que no nos gusta, si podemos, o incorporarlo a nuestra vida si no hay más remedio.

Se consigue más con una buena actitud que con un gran conocimiento. Lo que no sabemos lo podemos aprender o buscar en los libros o en Internet. Pero la actitud no la podemos encontrar fuera, es algo de dentro, algo que tú decides. Algo que llevas puesto… o no.

Para finalizar os aporto unos apuntes por si os sirven de ayuda a aquellos que os dedicáis a esta hermosa y gratificante profesión:

  1. Vivir con pasión lo que hacemos.
  2. Defender el esfuerzo, la colaboración y participación.
  3. Emplear la disciplina responsable ya que ésta es el puente entre las metas y los logros.
  4. Respetar y hacernos respetar.
  5. Poseer los conocimientos y las competencias de las áreas y materias que enseñamos, reflexionando continuamente sobre nuestra práctica docente.
  6. Enseñar a pensar y potenciar el autoconocimiento.
  7. Creer y amar lo que hacemos.
  8. Enseñar en la tolerancia y defender la diversidad.
  9. Practicar cada día la empatía.

 

“La enseñanza que deja huella no es la que se hace de cabeza a cabeza, sino de corazón a corazón”. Howard G. Hendricks

EMPRENDEDOR SE NACE O SE HACE

En mi caso yo os puedo decir que me he ido haciendo a lo largo de los años. Quién me iba a decir a mi cuando estaba estudiando Filología que los derroteros de la vida me iban a llevar a donde me han llevado.

Yo que soñaba con ser profesora, yo que era más bien miedosa…, pues resulta que se me brinda la oportunidad de trabajar cuando estaba acabando la carrera en algo que ni estaba preparada, ni me prepararon, pero que despertaba mis ansias por incorporarme al mundo laboral.

Me contratan y me dan una formación pobre y escasa, abandonándome a mi suerte en una pequeña oficina que yo misma busque en la calle Ribera, mis jefes vivían en Madrid, allí estaba la central. Yo me desesperaba, lloraba de impotencia, porque no entendía muchas de las situaciones que se me planteaban. Poco a poco y echándole amor propio, ganas, sentido común y sobre todo muchas horas, me fui haciendo con mi puesto de trabajo. Estaba naciendo dentro de mí la semilla empresarial que me hizo dar el salto tres años después.

Durante tres años sufrí mucho, os lo puedo asegurar. No me gustaban las formas de tratar a la gente, la irresponsabilidad de los que debían dar ejemplo, la organización, etc. Por lo tanto me hice estas preguntas:

¿Por qué no emprendo yo mi camino haciendo las cosas de otra manera?

¿Mi idea de negocio puede aportarme algo positivo a nivel personal?

¿Mi proyecto o idea de negocio puede aportar algo positivo a mi entorno, a mis colaboradores, a mis clientes?

A la primera pregunta dije pues claro… con un par. Vamos a crear una empresa donde las cosas sean totalmente diferentes, donde se respire un buen ambiente, donde las personas se sientan valoradas, donde la responsabilidad, la honestidad, el esfuerzo de la gerente sea ejemplo para todo el equipo.

Por supuesto que me iba a aportar algo positivo a nivel personal, me iba a realizar mucho más y tenía la posibilidad de crear algo distinto y maravilloso.

Mi proyecto también beneficiaría a mis colaboradores, mis clientes, mis proveedores. Mis trabajadores iban a ser tratados como personas, no como números, tendrían la formación que yo no tuve, una remuneración digna y sobre todo mi apoyo en cada momento.

Los clientes porque tendría un mejor servicio y la tranquilidad de colaborar con una empresa coherente, honrada y muy resolutiva.

Los proveedores seriedad, fidelidad y confianza.

Esas son dos de nuestras grandes aportaciones que después de 28 años y un gran crecimiento siguen siendo nuestra bandera:

SOSTENIBILIDAD Y EXCELENCIA

“Recuerda que eres tan bueno como lo mejor que hayas hecho en tu vida” Billy Wilder

 

¿CÓMO LIBERARTE DE UNA CRISIS PERSONAL?

No creas que en estas líneas vas a encontrar palabras mágicas, ni pócimas rápidas para dejar de sufrir rápidamente. El sufrimiento no es de quita y pon, es una condición psicológica y emocional que pertenece al mundo interno e individual de cada persona.

No hay que exterminarlo ni mucho menos obviarlo. Hay que asimilarlo y normalizarlo, porque cuando lo atravesamos y acompañamos, el dolor decrece y desaparece.

Con el sufrimiento pasa algo parecido con las heridas físicas que nos podemos hacer. Cuando una herida es pequeña, insignificante, se cura sola sin apenas prestarle atención; pero cuando una herida es profunda, importante… si no la tratamos y ponemos remedio, cada vez ira a más y puede ser peligrosa para nuestra salud.

Hoy en día la sociedad, los medios de comunicación, las redes sociales nos venden unos ideales que no son la realidad y al compararlos con los nuestros que si lo son, nos sentimos extraños, frustrados e inseguros.

El sufrimiento no tiene buena imagen, solo lo tienen “los perdedores” (nos dicen continuamente) por eso mucha gente trata de esconderlo, de negarlo y  con ello no solo no consiguen solucionar su malestar, sino que lo aumentan. El peso de estar fingiendo continuamente te hace entrar en una espiral que te destruye por dentro y te anula como persona.

Yo te digo desde mi experiencia que nunca pienses que todo el mundo está feliz, que no tiene problemas, que son una familia ideal y que tu eres un bicho raro y por eso te tienes que inventar una realidad que no es la tuya. Cuanto más perfecto veas a alguien o algo seguramente es todo fachada y si rascas un poco veras que sus vidas no distan tanto de la tuya.

El sufrimiento es propio del ser humano y negarlo es obviar una parte natural de lo que en realidad somos. Es casi como querer defender la vida negando la muerte, o enaltecer la existencia del día negando la evidencia de la noche. Vida y muerte, día y noche, luz y oscuridad, felicidad y sufrimiento, son dos caras de la misma moneda y una no puede existir sin la otra.

Para finalizar y a modo de resumen te diré dos cosas que para mí son muy importantes. La primera aprende a aceptar, somos una cultura que se enfoca en los logros y en la persistencia. La mayor parte del tiempo eso funciona bien. Pero después de un trauma, la gente a veces necesita ajustarse a una nueva realidad con distintas limitaciones. Pensar que la vida puede continuar como antes se transforma en un obstáculo que nos impide avanzar.

Fíjate en las brechas que hay entre tú y el mundo. Y luego toma las piezas y las brechas y utilízalas para concebir una nueva creación. Una nueva forma de ver la vida. Una nueva forma de enfrentar los desafíos. No podemos estar reconstruyendo, mejor construyamos otra realidad más acorde con nuestra situación actual.

Segundo nunca olvides que nos necesitamos unos a otros porque cuanta más conexión directa tengas con las personas de tu entorno, familia, amigos, conocidos, mayor será tu bienestar.

No te compliques la vida ni se la compliques a los demás, procura cada día hacer fácil la estancia en el mundo y estar conexionado con todo lo que late cerca de ti.

“Si no está en tus manos cambiar una situación que te produce dolor, siempre podrás escoger la actitud con la que afrontes ese sufrimiento.” Viktor Frankl

REINVENTANDOME CADA DÍA

No sé vosotros pero yo no estoy dispuesta a quedarme parada (ni tan siquiera con el pie roto) (smile). No quiero que nadie trace las directrices de mi vida y para ello cada día intento reinventarme. Unas veces consigo grandes cosas y otras apenas me muevo de la baldosa… pero yo sigo y sigo.

Yo me considero una gran experta de surgir de mis cenizas como el Ave Fénix, después de más de 28 años como empresaria, te lo puedes imaginar, ¿verdad? Para ello he necesitado unas grandes dosis de humildad y de coraje para empezar de nuevo y mi reinvención va unida siempre a un gran crecimiento personal.

Depender de lo que hacen los demás, quedarte estancado porque es más sencillo, tomar el papel de víctima y pensar que no es posible… eso, te hará muy vulnerable y te encontraras muy lejos del éxito.

En estos momentos estoy con un nuevo proyecto que me tiene entusiasmada. Debido a la demanda de algunas personas que me siguen desde otras partes de España, así como de otros países, he decidido hacer coaching on line. Lo estoy haciendo de la mano de una gran mujer, Mª Victoria Martínez  Lojendio, ella es mi mentora y estoy aprendiendo de su profesionalidad pero sobre todo de su calidad humana. Ya os iré informando de mis avances y los logros que estoy consiguiendo. Victoria es una gran mentora y estoy encantada de que haya aparecido en mi vida.

Otro tema que me tiene muy motivada es la preparación de los talleres para el curso 2016-2017 y me están quedando de “guinda”. Muy novedosos, proactivos, dinámicos, divertidos y con ellos conseguiremos crecer un poco mas y sentirnos unas mujeres fuertes y sobre todo felices.

Aprenderemos a: planificar nuestras metas, gestionar nuestro tiempo, gestionar el estrés,  expresarnos, adaptarnos a los cambios, reír, aceptarnos, cultivar la paciencia, practicar la empatía, tener fuerza de voluntad.

¿Qué os parece, interesante no? En breve os pasaré toda la información ya que el 30 de septiembre haremos una presentación detallada, con todas las innovaciones y sorpresas que tendremos este año.

A veces nos parece que eso de reinventarse es solo para jóvenes: ERRORRRRR. Yo tengo 55 años y estoy en plena efervescencia, con ganas de hacer cosas nuevas, de crear, reír, VIVIR, mejor que algunas personas más jóvenes que siempre están cansadas, conectadas al móvil y quejándose por todo. Considero que reinventarse a cualquier edad es lo verdaderamente natural, porque evolucionar forma parte del ser humano, y sin duda eso supone cambiar.

Por eso te invito a que sueñes de una manera diferente, que ames lo que haces y hagas lo que ames. Que despiertes de tu letargo y te pongas en marcha… ya verás que cambio da tu vida.

Te dejo algunas pautas que a mí me ayudan por si te pueden servir a ti también:

  1. Visualiza tu futuro: párate, reflexiona y comienza a pensar que es lo que quieres cambiar y cómo lo vas a hacer. Haz una lista de todos los cambios y comienza tu camino. Sonríe cuando te ves consiguiéndolo.
  1. Corrige tus errores:
    • Mejora tus pensamientos
    • Mejora tus relaciones con los demás
    • Cuida tu salud
  1. No dejes nunca de aprender de todo y de todos
  • Fórmate
  • Aficiónate a la lectura
  • Aprende a concentrarte
  1. Si quieres un verdadero cambio aprovecha y cambia:
    • Tu imagen
    • Tu manera de expresarte
    • Tus malos hábitos
    • Los ambientes que no te ayuden a mejorar

“El que puede cambiar sus pensamientos, puede cambiar su destino”. 
Stephen Crane